Brinda por el Malbec el sommelier global más famoso de Argentina, Andrés Rosberg

Esta semana se celebra un nuevo Día Mundial del Malbec. Este año los festejos giran alrededor del concepto "La elegancia no necesita perfección" con el propósito de destacar su diversidad, calidad y elegancia. Nada mejor que para el brindis escuchar al wine influencer global más famoso que tiene el país hoy, Andrés Rosberg.

Andrés Rosberg es co-fundador y expresidente de la Asociación Argentina de Sommeliers y presidente actual de la Asociación de la Sommellerie Internacional. Es número uno a nivel global. Por ello importa para

¿Por qué el Malbec es tan importante en Argentina?
El Malbec se convirtió en el mascarón de proa de la vitivinicultura argentina. Es la llave que nos abre las puertas de los mercados del mundo. Es el puente para que cada vez más jóvenes en nuestro país se acerquen al vino. Hoy existen unas 43,000 hectáreas de Malbec en el país, lo que representa algo más del 20% de la superficie total del viñedo argentino -que continua creciendo- y es la variedad más exportada del país. De origen francés, se afincó de este lado del Atlántico a mediados del 1800s, y desde entonces no ha parado de crecer. Se trata de una variedad muy versátil y con un potencial enorme que encontró condiciones climáticas y de suelos ideales a los pies de la cordillera -y que puede alcanzar niveles de calidad que le permiten compartir la mesa con los mejores del mundo.

¿Cómo te imaginás el futuro del Malbec en Argentina?
La calidad del Malbec, y de otros vinos argentinos, hoy es incuestionable. Lamentablemente, sin embargo, es complejo el presente de toda la vitivinicultura argentina desde hace un tiempo ya: Hemos tenido cosechas difíciles entre 2015 y 2017, hace casi diez años que las exportaciones están estancadas o en decadencia, y más años todavía que cae el consumo en el mercado doméstico. Esto se aceleró en los últimos tiempos de la mano de la crisis económica, lo que complica el panorama. En este contexto, sin embargo, Argentina está hoy haciendo los mejores vinos que elaboró en su historia, en los últimos meses las exportaciones de vino se están reanimando, y la calidad de las cosechas 2018 y 2019 se presenta muy promisoria. Mi impresión es que hay que pasar un punto de inflexión crítico este año, y que, de superarse, es razonable esperar que al menos se amesete el consumo local y que se profundice el crecimiento de las exportaciones… Sin dudas el potencial en nuestros vinos nos permite soñar!

¿Qué tiene que tener tu Malbec preferido?
Con los años he comenzado a privilegiar el balance de un vino por sobre su potencia. Mi Malbec preferido es equilibrado, fresco, tiene la habilidad de “hablarme” del terruño del que proviene, y, ojalá esté servido en un copón de cristal (estimados lectores, ¡hagan la prueba de servir el mismo vino en diferentes vasos y copas y podrán apreciar la diferencia de aromas y sabores!), y a unos 16 o 17 grados centígrados. Mi Malbec preferido, sin embargo, son varios Malbecs: Si hace mucho calor, puedo tomar un Malbec rosado o un espumoso, por ejemplo. Si estoy comiendo una carne braseada voy a preferir un Malbec con algunos años de guarda, pero voy a ir con un Malbec más joven y enjundioso con un asado. En realidad, creería que lo que más me entusiasma es la variedad, y la aventura de saber que cada botella representa un viaje nuevo y único… ¡No hay nada como poder comparar diferentes vinos para entender las características de los terruños, las variedades, los estilos de los productores, y disfrutar cada vez más de esta bebida tan sana y noble!


15/4/2019 Fuente